You are currently viewing Puede que tu “dieta” disminuya la testosterona en el cuerpo

Puede que tu “dieta” disminuya la testosterona en el cuerpo

En hombres sanos, la testosterona es una bendición maravillosa para la pérdida de grasa corporal. Esto es particularmente importante para los hombres mayores, pero sigue siendo un problema para los veinteañeros. La testosterona ayuda a desarrollar músculo, lo que aumenta su sensibilidad a la insulina, mantiene la salud metabólica y ofrece todo tipo de beneficios importantes.

El problema con la relación entre las hormonas y el peso es que, si se descuida alguna de ellas, crea un círculo vicioso difícil de romper. La obesidad perjudica la producción de testosterona, y una testosterona más baja hace que sea más fácil almacenar más grasa. Los niveles bajos de testosterona también pueden contribuir a la resistencia a la insulina (la incapacidad metabólica para manejar los carbohidratos). Esto produce que cualquier carbohidrato consumido sea transportado directamente al tejido graso. La pérdida de peso mejora los niveles de testosterona, pero solo si puedes salir de ese círculo vicioso en primer lugar.

En general, está bastante claro que los niveles saludables de testosterona son importantes para lograr y mantener un peso saludable. O, lo que es más importante, para obtener un porcentaje saludable de grasa corporal. Una persona puede ser delgada pero aun así metabólicamente ineficiente. El objetivo real no es perder kilos de cualquier manera, sino un mejor equilibrio de músculo y grasa.

El problema de las dietas: peso vs. grasa corporal

Teniendo en cuenta lo anterior, “hacer dieta” en el sentido tradicional de la palabra es una de las peores cosas que le puede pasar a los niveles de testosterona.

La mala noticia para quienes quieren perder peso es que la mayoría de las “dietas” reducen drásticamente la testosterona. La mayoría de las “dietas” implican comer un montón de alimentos bajos en grasa. Estudio tras estudio han demostrado que el exceso de alimentos bajos en grasa y altos en fibra puede reducir los niveles de testosterona.

El beneficio de consumir grasas correctamente

Si realmente quieres ver desarrollo muscular ¡simplemente di no a las dietas bajas en grasas! En cambio, come muchas de las grasas buenas.

Grasa saturada

Algunos estudios han observado asociaciones entre el porcentaje de energía de las grasas saturadas y las concentraciones de testosterona en reposo. Su principal función es la de aportar la energía al cuerpo. Además, tienen un papel clave en el desarrollo de procesos que ayudan a mantener saludables el pelo y la piel. También permiten la absorción de las vitaminas solubles en grasa, como las vitaminas A, D, E y K. Lo importante es mantener su consumo estrictamente por debajo del 10% de las calorías diarias totales. Ya que el consumo en exceso sí puede llevar a problemas de colesterol.

Grasa monoinsaturada

El aceite de oliva y el aceite de argán (ambos ricos en grasas monoinsaturadas) pueden aumentar los niveles de testosterona en hombres jóvenes sanos. En este caso, también es fundamental mantener el consumo de grasas por debajo de 25% de las calorías diarias en total.

Aún no hay suficiente estudio sobre cuál tipo de grasa aporta más a la producción de testosterona. Pero si tienes una dieta propiamente balanceada, obtendrás suficiente de ambas para obtener el máximo beneficio.

Si realmente quieres evitar lesiones aumentar la masa muscular, es importante mantener niveles de testosterona adecuados. T-Factor Men es testosterona 100% natural, que contribuirá a mantener el balance perfecto que tu cuerpo necesita para alcanzar la musculatura que buscas. Además, te ayuda a recargarte de energía y vitalidad.