You are currently viewing Los fármacos contra la impotencia ¿son seguros?

Los fármacos contra la impotencia ¿son seguros?

Los medicamentos orales son a menudo la primera línea de tratamiento para la disfunción eréctil (DE). Para la mayoría de los hombres que tienen problemas para mantener una erección lo suficientemente firme como para tener relaciones sexuales, estos medicamentos funcionan bien.

El sildenafil (Viagra), el vardenafil (Levitra, Staxyn), el tadalafil (Cialis) y el avanafil (Stendra) son medicamentos orales que revierten la disfunción eréctil. Estos intensifican los efectos del óxido nítrico. Es un químico natural que el cuerpo produce y relaja los músculos del órgano sexual. Así se logra aumentar el flujo sanguíneo y permite tener una erección en respuesta a la estimulación sexual.

Aunque funcionan de manera similar, cada medicamento oral tiene una composición química ligeramente diferente. Estas diferencias menores afectan la forma en que funciona cada medicamento, como la rapidez con que surte efecto y desaparece. También varían los posibles efectos secundarios. Su médico considerará estos factores, así como otras afecciones que tenga y posibles interacciones con otros medicamentos que tome.

Los medicamentos para la disfunción eréctil podrían no funcionar o ser peligrosos si usted toma otros medicamentos no compatibles. Tampoco es recomendable si sufre de problemas con la presión arterial, enfermedades hepáticas o renales. El uso irresponsable puede llevar a una serie de efectos secundarios. Entre estos se encuentran el dolor de cabeza, indigestión, sensibilidad a la luz o visión borrosa y dolor de espalda.

En raras ocasiones, puede que una erección provocada por fármacos no desaparece por sí sola. Llamado priapismo, esta condición puede ser dolorosa y requiere tratamiento médico para evitar daños en el órgano sexual.

Alternativas naturales

Hay muchos cambios en el estilo de vida que son remedios para la disfunción eréctil. Entre ellos, el ejercicio es el tratamiento que puede tener el mayor impacto. El ejercicio funciona para combatir el desarrollo de la disfunción eréctil y ayudar a revertirlo. Este mejora el flujo sanguíneo, que es vital para una erección fuerte, y mejora la presión arterial. También puede aumentar la producción natural de testosterona, un factor significativo en la fuerza eréctil y el deseo sexual.

Los malos patrones de sueño pueden ser un factor que contribuye a la disfunción eréctil. Existe una intrincada relación entre el nivel de hormonas sexuales como la testosterona, la función sexual y el sueño. Los niveles de testosterona aumentan con el sueño mejorado, y los niveles más bajos están asociados con la disfunción sexual. Cumplir con un horario de sueño establecido también es un remedio natural para la disfunción eréctil.

Para muchos hombres, dejar de fumar es un remedio para la disfunción eréctil. En especial cuando la DE es el resultado de una enfermedad vascular. Esto causa que el suministro de sangre al órgano sexual se vea restringido por un bloqueo o estrechamiento de las arterias. De igual forma, el alcohol es un depresivo y puede causar disfunción eréctil temporal y a largo plazo. El sistema nervioso central es responsable de liberar óxido nítrico, un químico esencial para producir y mantener una erección. Y el consumo excesivo de alcohol deprime el sistema nervioso central, haciendo que funcione de manera menos eficiente. La insuficiencia de óxido nítrico se traduce en disfunción eréctil.

No todo está perdido

Para acelerar la recuperación del trastorno de disfunción eréctil, es importante revisar la estabilidad hormonal. Consumir testosterona 100% natural es la mejor opción para lidiar con los síntomas de la DE. Afortunadamente, el mercado cuenta con un producto que es 100% testosterona natural: T-Factor Men. Te ayudará a recuperar la potencia, el vigor y el deseo sexual para una vida plena.