4 alimentos “saludables” que están REPLETOS de azúcar

El mercado de los “productos saludables” puede ser tan engañoso como cualquier otro. Por es importante mantenerse informado sobre los ingredientes que componen nuestros alimentos. Aquí te mostramos 4 productos con los que siempre debes estar alerta y leer la etiqueta.

1. Yogur endulzado

Si no eres sensible a la lactosa, ¡entonces el yogur graso, griego o regular puede ser una gran adición a tu dieta! Recuerde siempre optar por productos lácteos de alta calidad, si eliges usarlos: que sean orgánicos, provenientes de granjas que alimentan con pasto y preferiblemente crudos.

Pero muchos de estos yogures contienen azúcares agregados para atraer a tus papilas gustativas a comer aún más. Y estos azúcares agregados son exactamente lo que no quieres sobrecargar en tu hígado. Entonces, si eliges comer yogur, asegúrese de optar por la variedad sin azúcar. Incluso la “vainilla” generalmente contiene esos azúcares agregados.

2. Miel o jarabe de arce

A menudo le damos una oportunidad a estos azúcares agregados porque son menos refinados ​​que el azúcar de caña o el jarabe de maíz alto en fructosa. Pero la verdad es que todavía son fuentes muy densas de azúcar agregada. De hecho, muchas de las recetas “sin azúcar” en internet todavía usan amplias cantidades de miel y jarabe de arce. Así que hay que tener cuidado con esto.

3. Pudines de chía (en restaurantes)

Las semillas de chía son un excelente alimento para incluir en la alimentación. Pero muchos de los pudines de chía que encontrará en restaurantes o supermercados contendrán azúcares agregados. Pueden ser jarabe de agave, azúcar de caña, jarabe de arce o miel. En su lugar, opta por preparar tu pudín de chía en casa. De esta manera podrás controlar exactamente la cantidad y tipo de endulzante que utilices.

4. Tés y cafés “de especialidad”

Muchas veces, cuando ordenamos un té o café con leche, la tienda generalmente usa un jarabe a base de azúcar. O incluso utilizan una leche vegetal “hecha en casa”, que contiene azúcares agregados. Y si solicitas una versión sin azúcar, corres el riesgo de que cambien el azúcar agregado por edulcorantes artificiales. En cambio, su mejor apuesta es optar por un té simple o café negro o las alternativas hechas en casa.